5 Consejos para entrenar un cachorro ROTTWEILER

Los rottweilers son perros leales por naturaleza y buscan agradar a sus dueños. Es la combinación de lealtad e inteligencia lo que facilita su entrenamiento. Un perro bien entrenado es un perro feliz, ya que conoce su rol en su familia humana. Si inviertes un poco de tu tiempo para entrenar a tu rottweiler cachorro cada día, este podrá adaptarse bien a la familia y se convertirá en un buen ciudadano canino.

1 . Empieza a corta edad y en periodos reducidos

Los cachorros pueden empezar a aprender comandos desde las siete u ocho semanas de vida. La clave para entrenar a tu mascota es mantener cada sesión divertida y corta. Uno o dos minutos por cada mes hasta que cumpla 6 meses es una buena aproximación. Tratar de hacerlo más tiempo no será de beneficio ni para ti ni para tu perro, ya que su capacidad para prestar atención no es suficiente.

2. Dale recompensas a tu cachorro

El entrenamiento con recompensas es una de las formas más positivas y efectivas de entrenar a tu rottweiler cachorro. El refuerzo positivo, ya sea en forma de un delicioso pedacito de premio o muchas felicitaciones, debe darse inmediatamente cuando el cachorro obedece el comando. Ten una bolsa de premios pequeños y deliciosos a la mano para recompensar a tu cachorro de inmediato cuando muestre alguna señal de progreso hacia aprender el nuevo comando o señal. Pueden ser cubitos de queso o pedacitos de pollo cocido.

  • Una vez que el cachorro obedezca el comando de forma consistente, puedes darle los premios solo intermitentemente e ir disminuyéndolos gradualmente hasta que ya no sean necesarios. Reemplaza los premios con felicitaciones consistentes.
  • Si no le das un premio inmediatamente, el cachorro se confundirá y no sabrá qué es lo que esperas de él o ella.

3. Aprende las clases de comando correctas para el cachorro

Los comandos deben ser cortos, de una o dos palabras como máximo. Mantén un tono de voz amistoso. Felicita a tu cachorro por cada intento que vaya en la dirección correcta y nunca le grites ni le pegues. Tu cachorro te obedece porque quiere complacerte, así que recuérdale que su obediencia es algo que te complace.

4. Sé consistente

Cada uno de estos principios puede aplicarse a todos los comandos que utilices para entrenar. La clave del sistema de recompensas es darlas inmediatamente, ser consistente y emplear comandos simples. El mejor momento para tener una sesión de entrenamiento es cuando tu cachorro está relajado y alerta. Nunca lo entrenes mientras tiene sueño, está nervioso o no se siente bien. Lo ideal es que su mente esté enfocada en la sesión de entrenamiento y su atención, en ti.

5. Entrenar al cachorro la cantidad de tiempo correcta

Cuando empieces a entrenar tu cachorro, haz que practique los comandos por 10 a 15 minutos sin interrupciones. Distribuye distintos comandos durante este periodo de tiempo. Intenta con 5 a 15 repeticiones de un comando y luego empieza con otro y repítelo entre 5 y 15 veces. Una vez que se acabe el tiempo, dale una recompensa de cariño a tu mascota. Puedes aplicar esta estrategia hasta 3 veces al día con diferentes comandos.

  • Asimismo, debes empezar a darle periodos más cortos durante los cuales debe quedarse quieto luego de seguir los comandos. Cuando recién aprenda a sentarse, por ejemplo, intenta hacer que permanezca sentado por tres segundos antes de darle su recompensa. Conforme va aprendiendo, incrementa el tiempo hasta que pueda quedarse quieto por 20 segundos o más ya que su capacidad dependiendo como lo entrenaste define el tiempo en el que puede estar quieto antes de correr hacia ti.

Deja un comentario

error: Content is protected !!